Johan Cruyff, el inventor del fútbol moderno

AL FÚTBOL SE JUEGA CON EL CEREBRO.
Un pequeño recordatorio del inventor del fútbol moderno. Nos dejó ayer a los 68 años.


Con Quini en El Molinón. Quini siempre lamentó no
haber coincidido con el holandés en el Barcelona.
Y es que hasta que apareció Johan Cruyff en el panorama futbolístico español, la única idea imperante en nuestro país no era otra que la de la "furia", el "fútbol with cojones" (como algún escritor inglés ha tildado alguna vez) y toda esa panoplia de calificativos al fútbol en donde impera la ley del más fuerte, ese en donde -presuntamente- gana el más macho de la manada.

En definitiva, Cruyff cambió primero el devenir de la historia del Ajax de Amsterdam. En el Ajax, su juego (y el de otros excepcionales futbolístas holandeses de la época) combinado con las teorías del fútbol total de Rinus Michels supuso un arma imbatible para los rivales. Los años de la década de 1970 fueron los años dorados del Ajax en Holanda y en Europa, ganando en 3 ocasiones la Copa de Europa. También en la selección holandesa en el mundial de 1974, donde el mismo sistema de Michels, con el bloque del Ajax, llevó a la selección naranja a la final, para perder ante los anfitriones la RFA en un más que polémico encuentro.

Cruyff en una foto dedicada de
pinturas Bruguer.
Cruyff, un jugador ofensivo sin puesto definido, fue el mejor del mundo en aquellos años. Solo le faltó ganar el mundial. A principios de la década de 1980 comenzó a trabajar como director deportivo del Ajax, en la época en la que Leo Benhaker ocupaba el banquillo del equipo "ajaccied". Por aquel entonces el trabajo de Cruyff, la búsqueda de jugadores ofensivos "totales" y la trabajada política de cantera ya definían su estilo, muy al uso de lo que había sido su maestro Michels en los 70. Los frutos de ese trabajo llegarían a su cenit en 1995, cuando el Ajax de Amsterdam volvió a ser campeón de Europa con una hornada de jugadores fruto del trabajo de cantera (Kluivert, Seedorf, Blind, Overmars, los de Boer...). Entre tanto Cruyff ya era entrenador del primer Dream Team y ya había implantado el modelo que hoy en día define al Barcelona, y que no solo terminó con el apodado "victimismo" del conjunto culé, si no que lo catapultó también a convertirse en el equipo que es hoy en día. Por otro lado, no hay que olvidar que la selección española debe también sus éxitos al modelo de juego ofensivo y de toque. Se podría decir que en la final de Sudáfrica de 2010, España ganó a la selección de Holanda, jugando como Holanda, y Holanda perdió jugando como España.


En el mundial de Alemania 1974, antes del partido
contra Argentina.
Cruyff, jugador inteligente, entrenador inteligente, también tenía una personalidad muy marcada. Por ejemplo, fue el primer jugador en España en utilizar su imagen con fines publicitarios, algo hoy muy habitual, pero que por aquel entonces era muy novedoso. Los anuncios de Titanlux de Cruyff, son todavía recordados por los más veteranos.

Por otra parte, en la carrera de Cruyff existen muchos momentos memorables dotados de cierto significado. Por ejemplo, el que su hijo Jordi se llamase precisamente Jordi -tuvo que ir a Holanda para bautizarle con ese nombre porque aquí le registraban como Jorge-, o la imagen en la que Johan se enfrenta a un par de policías de uniforme gris y pétreo gesto que le quieren sacar del campo después de una expulsión.

Y si algo fue Johan en todo momento, fue coherente con lo que pensaba, dentro y fuera del campo.


La policía de entonces, contra Cruyff... Gestos duros, bigotes, y gafas oscuras.


El episodio de los policías se produjo el 9 de Febrero de 1975 en la Rosaleda, (Málaga). En aquel Málaga - Barcelona, el árbitro de la contienda, Orrantía Capelastegui no estimó conveniente hacer caso a su asistente en la banda, que señalaba fuera de juego con el banderín en el segundo gol de los andaluces. Corría el minuto 37 del primer tiempo, y Cruyff se empeñó en que el colegiado consultase con el línea. Pero el vasco Orrantía en lugar de hacer caso a las protestas de Cruyff, expulsó al holandés, que ejercía de capitán culé, precisamente por protestar. A pesar de ser expulsado Cruyff continuó quejándose dentro del terreno de juego, y tuvo que intervenir la policía para sacarle del campo.

La figura de Cruyff ha estado siempre asociada con un cierto tono político. Por ejemplo no acudió al mundial de Argentina 1978 con su selección, dadas sus reticencias a participar en un mundial organizado en un país que estaba bajo una dictadura. El nacionalismo catalán siempre ha intentado utilizar su figura con fines particulares, aunque Cruyff evitó generalmente de forma educada vincularse con los catalanistas en la medida de lo posible.

En el fútbol, como en tantos otros órdenes de la vida existen dos posturas básicas, la constructiva, esa a la que se llega por el camino de la creación, la imaginación, el trabajo y el buen hacer, y otra, la actitud oportunista, resultadista, la del camino fácil.

Johan nos supo enseñar que las cosas pueden hacerse bien, y que al fútbol, se juega con el cerebro (en palabras suyas). Descanse en paz.

Comentarios